Origen apariciones de Nuestra Señora del Rosario

La Virgen de Nuestra Señora del Rosario hizo su primera aparición en 1208, muchos años antes de que las personas alrededor del mundo comenzaran a honorarla y venerarla.

Se reveló como una imagen entre las sombras, con un rosario que descansaba sobre sus manos. Esta aparición se dio en la capilla del monasterio de Prouilhe en Francia, ante Santo Domingo de Guzmán, a quien la Virgen le enseñó como rezar el rosario y pidió que divulgara este rezo ante los hombres.

Vestimenta de la Virgen del Rosario

En su aparición la Virgen se presentó de una forma sencilla y elocuente, dicen que su vestimenta invita a meditar sobre el Evangelio de Jesucristo.

Estaba coronada como la Virgen del rosario, por lo tanto es conocida como tesoro de la iglesia por los siete sacramentos, los cuales son: bautismo, confirmación, penitencia, eucaristía, unción de los enfermos, orden sacerdotal y matrimonio.

En su corona dorada están presentes siete estrellas, las cuales simbolizan cada una de sus virtudes.

Es por esto que la Virgen del Rosario es conocida por su humildad, castidad, generosidad, paciencia, caridad, templanza, y diligencia.

De igual manera esta corona simboliza su invitación a vivir por el camino de la fe evitando los siete pecados capitales: soberbia, avaricia, ira, lujuria, envidia, guía y pereza.

Todos sus creyentes deben vivir teniendo presente estas siete virtudes, ya que de esta manera alcanzarán el mayor crecimiento espiritual. Con la practica de los sacramentos sus seguidores serán beneficiados de gozar la Gracia Divica.

El rosario que lleva en sus manos es símbolo de la oración que a través de Santo Domingo de Guzmán ha enseñado a rezar, a través de este sus fieles conseguirán una conversación en interna que les ayudará a la búsqueda de Dios en sus vidas.

De esta manera se podrá disfrutar de una transformación al don de la humildad, que cada vez les acerca más hacia el creador.

En cuanto al manto azul este se conoce como la representación máxima de la protección de una madre, es por esto que la Virgen del Rosario vela por la seguridad de cada uno de sus hijos. Por otro lado, la túnica blanca representa la pureza que deben tener los fieles dentro de su alma, y de esa manera poder alcanzar el objetivo final de esta vida que es el llegar al Reino de Dios.

El broche simboliza el reinado que tiene María sobre los hombres y mujeres, que con la intención más pura y humilde, deciden ayudarle para que las almas regresen a Dios.

Finalmente, el cinturón que descansa en su cuerpo representa obediencia. Este don lo deben tener los devotos a la Virgen del Rosario hacia la Iglesia. De igual manera, las sandalias representan el que se debe obrar con diligencia, para que se cumpla el propósito de su aparición.

De esta manera se puede evidenciar como la Virgen del Rosario hace énfasis en la oración como manera de buscar el camino de la fe dentro de las vidas, al igual de la importancia con el encuentro de Dios. Es por esto que las oraciones dedicadas a esta Virgen suelen tener una mayor amplitud, uno de las más conocidas es la siguiente:

OH Madre, Reina de nuestros corazones, abogada de los casos desesperados, Madre pura y compasiva, Madre del Amor Divino y llena de Luz Divina, pongo en tus tiernas manos el favor que hoy te pido.

 

Apiádate de nuestras miserias, de nuestros corazones, de nuestras lágrimas, de nuestras aflicciones y sufrimientos interiores. Acudimos a ti para que por medio de tu Divino Hijo Jesucristo sean escuchados nuestros ruegos.

 

Prometemos que, al ser oídas nuestras súplicas, difundiremos tu gloria y propagaremos tu nombre como Madre, Reina de nuestros corazones y Reina del Universo.

 

Te rogamos nos oigas postrados diariamente ante tu altar, donde diariamente nos das tantas pruebas de tu poder y de tu amor, consiguiéndonos la salud del alma y la del cuerpo.

 

Jamás perderemos la esperanza en ti, oh Virgen Reina nuestra. Pídele a Nuestro Señor Jesucristo que nos cure, nos perdone y que perseveremos hasta el fin.

 

OH Virgen, Reina de nuestros corazones, cúranos, en Ti confiamos.

 

OH Virgen, Reina de nuestros corazones, guíanos, en Ti confiamos.

 

OH Virgen, Reina de nuestros corazones, fortalécenos, en Ti confiamos.

 

Todos los productos de la virgen del Rosario AQUI

Deja un comentario